Si yo fuera chorro, te robaría

Sileno ebrio, por Van Dyck

 

Van Dyck. Sileno ebrio. Óleo sobre lienzo.107 x 90 cm.

Hay personas que parecen hacer de la calle su pasarela de los sueños. Usan atuendos especiales, detalles apenas perceptibles, caminan con un paso cuidadosamente calculado. En ocasiones me impresiona, en otras me da gracia y a veces francamente lástima. Si tu película mental es Sex & the city, lo siento, darling: esta ciudad no es Nueva York. Auriculares grandotes, que ahora se volvieron a usar, ¿viste? No, che, no le demos bola a los adelantos de la tecnología que hacen que todo sea más cómodo, portátil y barato, retomemos las costumbres ancestrales de nuestros tíos y compremos auriculares grandes y pesados y, por qué no, esas beat-box para escuchar casetes de hip-hop de los ’80. Y que vuelvan las bandejas de vinilo -ah, con eso ya me ganaron de mano.

*                            *                              *

Unos chicos hablando en el colectivo que me llamaron la atención porque escuché la frase “El capital de Marx”. Convengamos que escuchar eso en el 80 a las diez de la noche un día de semana es extraño. Se pusieron a hablar sobre el comunismo, sobre cómo era una idea, decía uno, algo abstracto que solo funciona bien en la teoría. “Sí, pero el liberalismo también,” decía el otro, que más adelante se definió como “comunista”.

“Yo creo que podría vivir en Cuba”. Varias veces escuché esa frase, como una justificación última, todopoderosa, para lo que pasa en ese país desde la Revolución. Es una defensa bastante pedorra, igualmente: podría vivir en ese país, ergo no es tan malo. ¿Eso es todo lo que tenés? El ser humano es la especie dominante en el mundo justamente porque no hay rincón del planeta en el que no haya construido asentamientos de población. ¿Se imaginan a un tipo que diga, “sí, yo podría vivir en Oslo”? Mejor sería enumerar las ventajas, el nivel de vida, el clima, no sé, cualquier cosa, pero nadie dice que “podría vivir” en otros países -solamente en Cuba.

Martín Caparrós dijo en una columna por los 50 años de la Revolución, en 2009, que era extraño que un movimiento de tanto aliento e importancia histórica no haya sido capaz de formar un pueblo en el que confiara lo suficiente como para dejarle elegir libremente a sus representantes. ¿Qué pasa, che, tienen miedo de que no los voten? Ahí se le acabaría el curro a más de uno -y no solo en la isla.

Un comentario en “Si yo fuera chorro, te robaría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s